A veces, me miro al espejo me veo… como si hubiera un yo más grande e inteligente cuidando a está brusca versión de 21 años que está llena de potencial pero que tiene que vivir más para alcanzar a ese otro yo.